Pensado para combatir el frío de la alta montaña, el poncho es una prenda que nace con los pueblos originarios sudamericanos y que cobra especial fuerza entre los gauchos rioplatenses durante el siglo XVIII. Desde entonces, es parte de la indumentaria que le da identidad a la estética histórica Argentina.

Zorzal toma el concepto del poncho clásico pero con una visión particular, y para eso recurre a un universo de materiales atípicos. Géneros nobles de origen, como su lana Merino orgánica y sus cueros de oveja Premium; texturas, bordados y detalles que hacen de cada prenda un tesoro único, que trasciende tendencias y temporadas.

Confeccionados a mano por talentosos sastres de oficio, Zorzal ofrece una visión única sobre la masculinidad criolla que hace referencia a épocas donde la sastrería desplegaba su valor exquisito en hombres como Carlos Gardel, Lucio Mansilla o Roberto Arlt.

Como lo hicieron Dorrego, Jauretche, Palacios, San Martin o Borges en su fascinación por esta prenda que interpela la imagen del malevo –último vestigio del gaucho en la cuidad, en su metamorfosis hacia el compadrito–; la relevancia del poncho en el universo criollo cruza la literatura, está impreso en infinidad de poemas que trazan el paisaje cultural argentino y es parte de las pinturas de artistas de la talla de Prilidiano Pueyrredón y Carlos Morel, donde capas y ponchos son protagonistas.

Zorzal era el apodo de Carlos Gardel, fanático acérrimo del pocho y uno de los cantores más importantes de la música popular Argentina, que comenzó su carrera cantando canciones camperas para terminar siendo una de las voces más emblemáticas del tango.

El ESCUDO NACIONAL ARGENTINO que asoma en cada pieza data de 1813 y fue el símbolo de nacionalidad que utilizaban las tropas emancipadoras. Los laureles representan la victoria en la conquista de la independencia, los brazos que se estrechan reflejan la unión de las Provincias Unidas del Río de la Plata, antecedente de la actual República Argentina. El gorro que descansa hacia la izquierda representa el compromiso de las provincias a defender la libertad y, por último, el Sol de Mayo simboliza el nacimiento de una nueva nación.

Esta es una pieza de colección que intenta recuperar y revalorizar parte de una identidad histórica, está realizada con el preciosismo y la dedicación de laboriosas manos, cruzando tradición y artesanía con innovación y diseño. Todas las partes que lo integran fueron desarrolladas en territorio argentino.

LANAS
Los ponchos Zorzal están realizados con lanas Koshkil, desarrolladas con la más refinada Lana Orgánica Extra Fina de 19 micrones. Proveniente de ovejas que habitan la Patagonia Argentina, estas lanas tienen una alta capacidad de regulador térmico, ofrecen exquisita calidad, son reciclables y biodegradables.
Lana certificada ante la Organización Internacional Agropecuaria.